No es Meade, es el PRI

Beltrán Del Río

7 de Marzo de 2018

Por Pascal Beltrán Del Río

Más que una competencia atlética, en la que se pone a prueba únicamente la preparación individual de los participantes, la contienda presidencial asemeja una carrera de la Fórmula Uno, donde importan los reflejos, el temple y la forma física de los pilotos, pero también, y quizá más, el estado de las máquinas.

Ni el más brillante de los conductores podría aspirar a ganar con un auto que echa humo o tiene un alerón roto o una llanta ponchada.

 Se señala con insistencia que la campaña de José Antonio Meade “no levanta”, pero ¿de quién es la culpa, del candidato o del partido?

Es probable que Meade esté pagando el precio de la inexperiencia –recordemos que nunca ha tenido un cargo de elección, cosa que comparte, por cierto, con su coordinador de campaña y el presidente del PRI–, pero los yerros del candidato empequeñecen frente al desprestigio del partido que encabeza la coalición que lo postula.

No lo digo yo. Lo dicen casi todas las encuestas. O, si usted duda de eso, dejémoslo en una sola: la que distribuyó entre los medios la campaña de Meade el viernes 16 de febrero. Realizado por Conteo SC, el sondeo dice que 38% de los encuestados nunca votaría por el PRI (contra 12% que dice lo mismo de Morena y 10% del PAN).

¿Cómo puede aspirar a ganar un candidato con un partido que genera tal rechazo?

En días recientes se ha usado la imagen de El Pípila para describir a Meade.

La idea es que el candidato lleva al PRI sobre su espalda como el minero héroe de la toma de la Alhóndiga de Granaditas cargaba una enorme losa.

Pero la comparación es inexacta. En el caso de El Pípila, la losa le sirvió para no ser alcanzado por las balas de los soldados realistas. Y, al final, El Pípila logró su cometido: quemar la puerta de la Alhóndiga y permitir el asalto de los Insurgentes. Yo no creo que el PRI proteja a su candidato de nada.

Más bien, Meade es como Sísifo tratando de empujar una enorme piedra cuesta arriba.

Es difícil poner en duda sus cualidades como funcionario público. También lo es negar su inteligencia y honestidad.

Personalmente, no creo que el PRI hubiese podido postular a alguien mejor. El que haya tenido que recurrir a quien no milita en sus filas es muestra de que la caballada interna no garantizaba el triunfo.

Meade fue postulado con la esperanza de que su prestigio personal sirviera al PRI e incluso permeara en el partido.

Creo que ha sucedido al revés: el desprestigio del PRI ha contaminado la imagen personal de Meade, como también reflejan las encuestas.

El signo que predomina esta temporada electoral es, indudablemente, el cambio.

Y no son sólo los escándalos de corrupción y la baja popularidad del gobierno federal los elementos que juegan en el curso que ha tomado la contienda, sino la irritación popular contra las élites y el establishmentpolítico, un fenómeno mundial –que acabamos de ver en Italia– con multitud de causas y aristas.

Si de por sí es difícil vender en México la idea de la continuidad política (la gran mayoría de las elecciones de gobernador terminan en alternancia). Ahora, con el auto de la continuidad echando humo, la opción de cambio parece estarse imponiendo.

Es temprano para descartar el triunfo de Meade –pues, a tercios, cualquiera de las opciones podría imponerse apretadamente–, pero las vueltas de esta carrera se están agotando y el auto del PRI ni siquiera se ha detenido en los pits para ver si el problema tiene remedio.

Meade puede pisar el acelerador, pero el motor no le responde como él quisiera.

Mientras tanto, los autos del cambio vuelan por la pista. Ahí hay, como se sabe, dos opciones: las coaliciones Juntos Haremos Historia y Por México al Frente, cuyos candidatos, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, corren sin que nada parezca detenerlos.

Igual que el caso de Meade, sus cualidades personales son menos importantes que la ingeniería o el estado de sus autos.

No es por demeritarlos, pero el deseo de cambio parece mucho más potente que la imagen que ellos proyectan. Es ese deseo el que los impulsa.

Estoy seguro que, como yo, usted ha escuchado a gente decir que no le encantan ni López Obrador ni Anaya, pero que está dispuesta a votar por alguno de ellos porque “el país necesita un cambio”.

Y también quienes reconocen las cualidades personales de Meade, pero que les resulta intragable votar por el PRI.

Con las vueltas que restan, las posibilidades de que estas actitudes se modifiquen se están agotando.

Comentarios

Contenido Relacionado

22/06/2018 - 16:51

Por Francisco Garfias

20/06/2018 - 18:14

Por Pascal Beltrán Del Río

18/06/2018 - 20:09

Por Jorge Fernández Menéndez

15/06/2018 - 22:30

Por Francisco Garfias

A quien no le pinta claro el panorama después de las elecciones presidenciales es a Ricardo Anaya.

13/06/2018 - 22:11

Por Jorge Fernández Menéndez

11/06/2018 - 20:20

Por Jorge Fernández Menéndez

06/06/2018 - 22:35

Por Francisco Garfias

05/06/2018 - 16:45

Por Pascal Beltrán Del Río

04/06/2018 - 23:00

Por Pascal Beltrán Del Río

El hijo del Presidente al que le tocó el poco elogiado papel de desatar los nudos provocados

28/05/2018 - 14:41

Los empresarios también tienen derecho a participar en política.

24/05/2018 - 15:37

Por LEO ZUCKERMANN

23/05/2018 - 14:56

Por Francisco Garfias

No les va a quedar de otra al PRI y al PAN que buscar un pacto en lo oscurito si quieren ser competitivos frente a AMLO en la elección presidencial.