El plan con maña para apagar el Inai

Barra de opinión

8 de Enero de 2021

Por Pascal Beltrán Del Río

Tengo entre mis momentos de orgullo profesional el que el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública, hoy Inai, haya resuelto a mi favor una de las primeras solicitudes de transparencia que le tocó discutir.

Hay quien me ha dicho que fue la primera, pero como no me consta, lo dejo así.

Debió haber sido en 2004 cuando pedí al Museo Nacional de Historia que revelara la lista de objetos de valor histórico que guardaba en sus bodegas, y entre las cuales se encontraba entonces una bandera que los soldados mexicanos arrebataron a los defensores de El Álamo, en marzo de 1836.

Quizá había buenas razones para no presumir la existencia del estandarte, pues los herederos y admiradores de los secesionistas texanos que se atrincheraron y murieron a manos de los mexicanos en la antigua misión de San Antonio de Valero llevaban 40 años reclamando su devolución e incluso había versiones de que enviarían un comando a esta capital para recuperarla por la fuerza.

Con el fin de realizar un reportaje sobre esa historia, eché mano de la recién estrenada Ley de Transparencia e hice la petición al museo. Unas semanas después obtuve la respuesta. Me negaron los datos con el pretexto de que se afectaba seguridad nacional. Presenté entonces un recurso de revisión, alegando que no estaba yo pidiendo que me dieran las llaves de la bóveda, sino simplemente que me dijeran qué contenía. Los comisionados del Instituto me dieron la razón.

Desde antes de que existiera la Ley de Transparencia, recurrí varias veces al derecho de petición, consagrado en el artículo octavo de la Constitución. Interesado en el tema, seguí los trabajos del llamado Grupo Oaxaca, formado en 2001, que dio un impulso definitivo a la legislación, cuya promulgación ya cumplió 17 años. Desde entonces he ejercido muchas veces mi derecho de conocer la información que generan las autoridades. Otro reportaje en el que participé, con base en una solicitud de información, reveló la lista de regalos que había recibido el presidente Vicente Fox.

También he sido testigo de los avances que México ha tenido en materia de transparencia, pues con el tiempo se ha vuelto innecesario hacer muchas preguntas, pues las dependencias gubernamentales están obligadas legalmente a hacer pública una serie de datos.

Me ha preocupado que, en días recientes, el presidente Andrés Manuel López Obrador haya propuesto que el Inai desaparezca y sus tareas sean absorbidas por la Secretaría de la Función Pública. “Hay organismos supuestamente autónomos, independientes, que fueron creados durante el periodo neoliberal”, dijo el lunes pasado. “Vamos a llevar a cabo este año una revisión de los institutos, sin afectar a los trabajadores. Imagínense cuánto nos ahorraríamos en renta de oficinas y en viáticos. En el Instituto de Transparencia, mil millones de pesos”.

Ante esta amenaza, el Inai respondió que realiza una importante labor de contrapeso del poder público y su existencia evita que se impida o se limite el derecho a saber de la sociedad.

Estoy de acuerdo con el Inai. La Ley de Transparencia fue una creación de la sociedad civil. Incluso, en el Grupo Oaxaca participaron personas que hoy son colaboradores o simpatizantes del presidente López Obrador.

En mi opinión, no se pretende desaparecerlo sólo para ahorrar dinero, sino para coartar la libertad de saber qué hace el gobierno con los recursos públicos.

Decir que puede ser sustituido por la Función Pública es un despropósito, pues esa secretaría, que encabeza una persona evidentemente adicta al mandatario, no tiene incentivo alguno para dar a conocer información que no sea del agrado del gobierno federal o que pueda afectarlo.

La transparencia no está entre las prioridades de la autodenominada Cuarta Transformación.

El ayuntamiento de Texcoco, que alguna vez presidió Delfina Gómez, próxima titular de la SEP, se resiste a colaborar con el Instituto Nacional Electoral, que investiga los descuentos que en su tiempo se hizo a más de 400 empleados del municipio, presuntamente destinados a actividades políticas.

No, no se puede confiar en el gobierno –en ningún gobierno– para garantizar el derecho al acceso a la información. Por ello, es necesaria la existencia de un ente autónomo. Éste ya existe, es el Inai.

Comentarios

Contenido Relacionado

20/01/2021 - 17:00
Prender fuego, ¿con un “cerillo” quemado? ...¡ridículo! Prácticamente desde la calificación de su triunfo en medio centenar de colegios electorales estatales y más, luego de la fallida e ilegal...
18/01/2021 - 22:41

Por Pascal Beltrán Del Río 

15/01/2021 - 15:28
Nunca como ayer: ¡16,468 infectados más!
13/01/2021 - 19:16
¿De quiénes son las cuentas? ¿De ellos o de nosotros? Claramente de ellos. Nos usan para generar contenido y ganar, así, dinero. Cuando ya no les conviene, nos sacan a la fuerza. ¿De verdad queremos que tengan ese poder?
12/01/2021 - 19:53
Los “otros datos” —muleta oficial para difundir mentiras— se han convertido en instrumento imprescindible en la propaganda de Palacio Nacional.Ese término es utilizado sistemáticamente por López Obrador en su cruzada contra los organismos autónomos, sobre todo los que estorban al manejo...
04/01/2021 - 22:36
Oaxaca es uno de los estados más complejos de la República Mexicana. Está integrado por 570 municipios, una cantidad de por sí muy importante. De estos, 418 se rigen por usos y costumbres, es decir, no son constitucionales. Lo que en sí mismo representa un problema político profundo. Tan...
31/12/2020 - 18:27

Por Ángel Verdugo 

La primera pregunta del título es la conocida expresión usada hasta la saciedad (sin los signos de interrogación) durante los días de las fiestas decembrinas.

28/12/2020 - 17:13
Hoy, las consecuencias están a la vista; el número de contagiados y de defunciones al alza sin control alguno nos coloca, sin poder ocultar o maquillar este hecho irrefutable, entre el grupo de países con el peor manejo de la pandemia en todos sentidos
23/12/2020 - 17:19
Las tradicionales posadas se interrumpieron por la pandemia, será en la cena del 24 de diciembre donde las piñatas sean apaleadas y destruidas, pues representan, en sus picos, los siete pecados capitales, que se expresan en la ruindad, el egoísmo y la envidia de algunas personas que, afortunadamente, son las menos
22/12/2020 - 16:39
Desde lo alto del pedestal en el que fue colocado por la arrogancia y la vanidad, el doctor Hugo López-Gatell Ramírez podía escuchar los ruidosos preparativos navideños de los habitantes de la Ciudad de México.Seducida por los encantos del capitalismo, la gente iba y venía con bolsas de compras
21/12/2020 - 16:17
Si bien es humano y fácilmente entendible que todo gobernante se equivoque en uno o dos casos, pues un error cualquiera lo comete —el cual, sin duda, debe ser corregido a la brevedad—, es inadmisible que la regla sea cometer error tras error y la excepción, acertar.
18/12/2020 - 15:40
Evidencia su fracaso el aumento de camas… Si bien la lucha contra la corrupción ha sido enarbolada por él como el objetivo prioritario de su gestión, lo cierto es que, más allá de sus tradicionales y polarizantes proclamas mañaneras, la misma no parece estar rindiendo los frutos que Andrés..